Alma de Moguer

Aquí estuve yo
Moguer desde la ermita de Montemayor (foto jjferia).

EL PAN

Te he dicho, Platero que el alma de Moguer es el vino, ¿verdad? No; el alma de Moguer es el pan. Moguer es igual que un pan de trigo, blanco por dentro, como el migajón, y dorado en torno ―¡oh sol moreno!― como la blanda corteza.
A mediodía, cuando el sol quema más, el pueblo entero empieza a humear y a oler a pino y a pan calentito. A todo el pueblo se le abre la boca. Es como una gran boca que come un gran pan. El pan se entra en todo: en el aceite, en el gazpacho, en el queso y la uva, para dar sabor a beso, en el vino, en el caldo, en el jamón, en él mismo, pan con pan. También solo, como la esperanza, o con una ilusión…

Juan Ramón Jiménez: Platero y yo

Aquí estuve yo
VER MÁS
Leer Más "Alma de Moguer"